Monday, February 13, 2012

Los Soberanistas Debemos Salir Amigablemente del PPD

Ya es tiempo de que los soberanitsas salgan amigablemente del Partido Popular. Que se separen del Partido; se comprometan con apoyar a los candidatos oficiales del PPD pa estas elecciones;  y se dediquen entonces, en cuerpo y alma, a promover y defender al ELA Soberano como la única alternativa real para Puerto Rico.

La Independencia no es una opción Inmediata

La Independencia en forma directa seria un cambio demasiado radical e inmediato para la forma de pensar y actuar de nuestra nación, de nuestro pueblo. Un cambio tan radical e inmediato no es consono con nuestra idiosincrasia, conservadora, y precavida en demasía.

La Estadidad es la Colonia en su Máxima Expresión

La Estadidad es la culminación de la colonia.  Puerto Rico es una nación y lo seguirá siendo no importa que solución de estatus escojamos.  Se llega a ser nación a través de un largo proceso espiritual, sociológico e histórico.  Solo se dejaría de serlo a través de un proceso similar. De llegar la Estadidad, al otro día, al otro mes, al otro año, una década, un siglo después de haber llegado, si es que la Unión aguanta tanto, Puerto Rico seguirá siendo una nación distinta y diferente a la estadounidense; funcionando, reclamando su espacio y ejerciendo sus funciones vitales dentro de la Unión, desde sus mismas entrañas.  Si la Unión cree que puede aguantar eso, que trate de tragarnos, pero después que no se quejen de las consecuencias.

 Nosotros, mientras tanto, como buenos nacionales puertorriqueños y ciudadanos estadounidenses debemos oponernos a la Estadidad Federada y apoyar el desarrollo soberanista del ELA, culminando eventualmente en la plena soberanía nacional, como el único camino, la única forma de solucionar nuestro problema de estatus. La única solución que nos conviene, la única solución que le conviene a la Unión, la única solución que se puede implementar progresivamente, partiendo de la realidad actual, paso a paso hasta advenir a la plena soberanía nacional. Esa debe ser la agenda de todo buen ciudadano, de todo buen patriota, de todo buen soberanista, de todo buen nacionalista que quiere armonizar su anhelo ideológico de soberanía nacional con el beneficio inmediato y continuo del pueblo, de la gente, de los ricos, de la clase media y de la clase pobre del país.

La Estrategia Electoral del Liderato Estadolibrista del PPD

En su estrategia inmediata para ganar las próximas elecciones el liderato estadolibrista del PPD, aquellos que postulan que la Nación puertorriqueña puede labrarse un espacio propio, digno y permanente dentro del esquema constitucional estadounidense,  han decidido convertir la próxima consulta al pueblo en un referéndum sobre la obra y la desgracia de la Administración Fortuño. En su estrategia quieren equiparar un voto a favor del estatus actual con un voto en contra de Fortuño. Votando SÍ a la primera pregunta se pretende decirlo NO a Fortuño.

La Estrategia Histórica de los Soberanistas dentro y fuera del PPD

Nosotros, los soberanistas, no debemos participar de esa estrategia. Nuestro voto en la consulta plebiscitaria debe ser a favor del país, no en contra de persona o individuo alguno.  Para votar contra los incumbentes actuales, pa eso estarán las otras papeletas, pero en la papeleta plebiscitaria debemos votar afirmativamente por aquello en que creemos.  A lo mas que pudiéramos llegar es a anular la primera pregunta por superflua, simplista e innecesaria,  marcando ambos encasillados, el del SI y el del NO para que así nadie pueda marcarlo por nosotros, y entonces votar  por el ELA SOBERANO en la segunda pregunta.

Esta debe ser nuestra posición oficial: Apoyar, afirmar y promover al ELA SOBERANO como la única opción real para resolver nuestro dilema de estatus.  Y para ejercitar esa posición sin entrar en conflictos de disciplina partidista con el liderato estadolibrista del PPD, debemos, aquellos que estemos afiliados a ese partido, desafiliarnos del mismo. Así ellos estarán libres de proseguir con su estrategia electoral y nosotros estaremos libres de continuar con nuestra agenda histórica.

La Primera Prioridad en estas Elecciones Debe Ser

Aun así, debemos entender que esta consulta sobre el estatus, no es el punto principal de estas elecciones.  De ganarlas el Partido popular, ya existe un compromiso de convocar a una Asamblea Constitucional de Estatus para bregar con el asunto del estatus político.  De ganar el PNP ellos seguirán tratando de traer la estadidad por la cocina, como lo han estado haciendo desde el 69: menoscabando, riduculizando y tratando de destruir, con todo el poder del estado, todo aquello que les huela a nacionalidad y puertorriqueñismo. Ante ese ataque continuo por parte de los Gobernantes PNP en contra de nuestra nacionalidad, de nuestra nación, lo mas importante en estas elecciones es sacar al Gobernante PNP de la Fortaleza.

La Agenda Histórica de los Gobernantes PNP

Desde la Gobernacion del compueblano y honorable Luis Antonio Ferre y Aguayo, el récord histórico nos deja ver que los Gobernantes PNP no creen ni en la existencia ni en la conveniencia de la existencia de la Nacionalidad Puertorriqueña.  Ellos no creen en nuestra nación y cuando llegan al poder siempre usan los poderes del Estado para atacar, desmerecer, perseguir y proscribir toda expresión de nuestra nacionalidad y de todas las instituciones e individuos que la defienden y cultivan.

Por tanto la primera prioridad de todo aquel que creen en nuestra nacionalidad, en nuestra nación puertorriqueña es hacer todo lo que este a su mano para impedir que el PNP permanezca en o regrese a la Fortaleza. La primera prioridad del Nacionalismo en estas elecciones es sacar al PNP de la Fortaleza y evitar que regresen a la misma.

Gustele a Quien No le Guste

Duelale a quien le duela, y gustele a quien no le guste, la único forma de lograr eso es votando por el candidato a Gobernador del Partido Popular Democrático.  Con todas sus virtudes y defectos, con su creencia en la posibilidad de crear un espacio dentro de la Unión para la Nación Puertorriqueña, con su juventud e inexperiencia, con todo lo que  pueda decirse de Alejandro, él es el único candidato a Gobernador con posibilidades reales de salir electo Gobernador, derrotando al candidato del PNP en las próximas elecciones.  Ante la realidad histórica y la crisis actual es el deber de todo buen soberanista, patriota y nacionalista votar a por Alejandro, para sacar a Fortuño de la fortaleza.

No hacerlo así, es traicionar la patria.  Es poner la ideología por encima del pueblo. Es amar mas al partido o al movimiento ideologico que a la Nación que estamos llamados a defender.

Así pues, y habiéndonos separado oficial y amigablemente del PPD, es el deber de todo buen soberanista comprometerse con el triunfo del candidato Popular a la gobernación, apoyando también a todos  aquellos candidatos que, apoyando nuestra nacionalidad, estén en posición real de ganar las próximas elecciones.   Ese es nuestro deber patriótico.

Hagamos lo Correcto por el Pais

Separemonos pues, del PPD.  Defendamos al ELA Soberano como la única opción real de estatus político para nuestro país. Y hagamos todo lo que este a nuestro alcance para lograr que de todos los candidatos a puestos electivos, solo aquellos que creen y apoyan nuestra identidad nacional, salgan electos en los próximos comicios.  Así nos ayude Dios.

Thursday, February 2, 2012

Para ganar las próximas elecciones Garcia Padilla debe tomar posiciones radicales que traigan verdaderas soluciones a los problemas del pais. Tambien debe cambiar radicalmente la personalidad y el caracter de su partido. Desde su fundacion el Partido Popular Democratico se ha identificado con el asunto del estatus.Comenzo como un partido independentista pero pronto se torno en uno colonialista, proponiendo y defendiendo un estatus politico donde la soberania nacional de Puerto Rico no esta en manos del pueblo puertorriqueño sino en manos del Congreso estadounidense.Esto tiene que cambiar.

Mas para hacerlo no es necesario ni conveniente apoyar en forma abierta y directa un estatus politico en especifico.  Lo necesario es crear las condiciones que nos lleven a sentarnos cara a cara frente al Congreso ha renegociar nuestra relacion politica en base a la realidad absoluta de nuestra identidad nacional puertorriqueña. Para eso necesitamos una Asamblea Constitucional cuyos miembros puedan sentarse a negociar, con plena autoridad y representatividad nacional puertorriqueña, frente al maximo foro democratico de la Union.

El gran reto para la Union, entrando este nuevo siglo, es decidir lo que van ha hacer con la Nacion Puertorriqueña.  Trataran de asimilarnos como un estado de la Union? Eso, les advierto, nunca habran de lograr. Puerto Rico es una nacion irreductible, y si tratan de asimilarnos dentro del marco de la Estadidad Federada, ese marco o se transforma: o se rompe. Asi que si se quieren transformarse en una Federacion Voluntaria de Estados-Naciones, donde la soberania reside en los Estados, no en el gobierno central, pues que traigan la estadidad federada a Puerto Rico, y veran como energizamos e inspiramos a los otros 50  estados a desarrollar sus propias identidades nacionales y a luchar por sus Derechos Nacionales, tal y como nosotros habremos de luchar por los nuestros.

Pero si no quieren esa transformacion, pues que no traigan la estadidad federada a Puerto Rico, pues la misma no tiene salida oficial y una vez nos hayan tragado, se van a encontrar con un diamante grande, duro y filoso en sus entrañas. Tarde o temprano saldremos al otro lado y un poco de lluvia nos quitara todo aquello  que puediera opacar nuestro brillo. Lo que le haya pasado a las entrañas de la bestia, que nos nos culpen por eso.

Esta verdad debe aclararsele a los Congresistas, pa que, en su arrogancia imperial, no cometan un suicidio collectivo tan triste y denigrante. La Asamblea Constitucional, en sus negociaciones formales y oficiales con el Congreso para dilucidar el asunto del estatus, sera el medio ideal, perfecto y abarcador para que los estadounidenses capten y entiendan, internalizen y valoren adecuadamente la fortaleza de nuestra identidad nacional.

Esta verdad, claro esta, es algo obvio para los que hemos profundizado en el tema.Nuestra identidad nacional es transcendental, profetica e ireductible, con un proposito que cumplir, que no dejara de existir hasta que lo haya cumplido; pero eso es otro tema que abremos de expandir en otra ocasion.

Por ahora, baste reconocer y recordar que para muchos estadoistas, nuestra nacionalidad nisiquiera existe; es algo imaginario, no vale mucho y es mejor que desaparezca. Y si ese obstaculo irreductible de la Nacionalidad Puertorriqueña realmente no existe, entonces no hay que temerle a la Asamblea Constitucional como mecanismo ideal para actualizar nuestro estatus politico.

Dicho estatus debe moverse hacia la Soberania o hacia la Integracion politica a la Union. No hay de otra. Estas son las unicas dos rutas posibles para su desarrollo. En este momento el sector ideologico de estatus mayoritario en Puerto Rico es el sector estadoista. Ustedes, amigos estadoistas, son la mayoria. Si la Nacionaldad Puertorriqueña existe y es tan absolutamente irreductible como postulo, entonces la integracion como estado de la Union no nos conviene ni le conviene a la Union, aunque el 90 por ciento de los puertorriqueños la apoyen. Pero si estuviese equivodado y ustedes tuviesen la razon, entonces no existe barrera alguna contra la estatidad, que no sea su ofuscacion por traerla de golpe y porazo, celebrando y ganando un referendum amañado e imponiendole la estadiad al restante 40 y pico por ciento del pueblo puertorriqueño que no la apoya.

En lugar de tratar de imponer la estadidad, aprendan a moverse hacia la misma. Un paso a la vez se puede cubrir una gran distancia. Dando un salto extremo, cuando se va jalda arriba, solo servira pa caer subitamente y rodar jalda abajo. Les propongo pues que apoyen la Asamblea Constitucional y, como ustedes son la mayoria, si la apoyan y trabajan para facilitar la misma, muy bien podrian alcanzar la mayoria de los delegados, dandole a ustedes no un control absoluto de la misma, pero si una enorme influencia sobre sus deliberaciones.

El resultado final de las negociaciones entre dicha Asamblea Constituyente y el Congreso federal no habra de ser ni la Independencia Nacional ni la plena Integracion como estado de la Union, sino un estatus intermedio que, sin negarle la puerta a la soberania nacional, si el pueblo asi la escogiese en un evento futuro, bien podria hacercarnos muchisimo mas a la plena integracion politica a la Union estadounidense.

A ustedes, amigos estadoistas que se respetan a si mismos como nacionales puertorriqueños y ciudadanos estadounidenses, a ustedes mas que a nadie les conviene el mecanismo de la Asamblea Constitucional. A traves del mismo pudieran avanzar en par de años mas de lo que han avanzado en todo un siglo, en su empeño de integrar Puerto Rico a la Union Estadounidense.

Si yo tengo razon, y la Nacionalidad Puertorriqueña es un elemento irreductible y una barrera absoluta contra la estadidad, eso habra de salir a la luz, y bueno que asi sea. Basta ya de soñar sueños inalcanzables. Pero si no es asi, como muchos de ustedes postulan, pues que se sepa, se caiga esa barrera y que el pais se mueva a la integracion, que aunque no sea la mejor movida, peor es quedarse enñangotao.

Y volviendo a usted, amigo Garcia Padilla, nadie mas, nisiquiera el PIP esta promoviendo y defendiendo dicha Asamblea Constitucional como elemento fundamental para bregar con los asuntos del pais. Hagalo usted y se ganara el respeto y el apoyo de muchisimos puertorriqueños. Comprometase a presentar, durante los primeros dos meses de su mandato, la legislacion necesaria para convocar una Asamblea Constitucional antes de que termine su primer año de mandato, de tal forma que tengamos el tiempo necesario para elejir la misma y que la misma tenga el tiempo necesario para hacer su trabajo,  lograr acuerdos substanciales, e implementar los mismos de tal forma que para el 1216 ya se hayan visto, y hallamos disfrutado de sus frutos.

Pero no basta con comprometerse de ha verdura con la Asamblea Constitucional.Hay que dejar en el camino la ilusion del 52 y bregar con la realidad del 2012. El ELA que se abropo e implemento entonces nos trajo unos beneficios concretos y permanentes: por primera vez redactamos y pusimos en vigor nuestra propia Constitucion,una constitucion de avanzada de la cual todos podemos sentirnos genuinamente orgullosos. Asi mismo logramos que nuestra insignia nacional ondease oficialmente ante el mundo. Lo demas, estimado amigo fue un sueño lindo que queriamos alcanzar, pero, en la ilusion del ilusionado, cometidos el error de alegar que ya lo habiamos alcanzado.

En realidad, el ELA del 52 estaba tan sometido a los poderes plenarios del Congreso como lo estaba el Gobierno y el pueblo de Puerto Rico del 48. Dentro del contexto de la Guerra Fria se nos uso como modelo de lo que un Satelite (territorio no incorporado) estadounidense podia hacer, libre y democraticamente, versus los sufrimientos y humillaciones a las que eran sometidos los satelites del Imperio Sovietico. Por esto se nos permitio hacer muchas cosas, actuando como si fuesemos estado de la Union, para unas cosas, y pais soberano para otras. La realidad teorica-legal no habia cambiado; la realidad geopolitica de la post-guerra si lo habia hecho; y fue esa realidad la que nos permitio disfrutar de unos derechos y privilegios extendidos.

Pero eso fue en la decada del 50, mas de cincuenta años atras. El mundo ha cambiado y el Regimen Federal estadounidense ha ido creciendo y expandiendo sus tentaculos tanto interna como externamente. Hoy dia ese regimen gobierna y controla todo nuestro pais. Nuestra soberania, nuestra autonomia, nuestro nivel de gobierno propio se ha ido reduciendo a zero. La realidad teorico-legal de Puerto Rico sigue siendo la misma del 52 y el 48, pero ahora nos hemos ido al otro extremo. Entonces nos dejaban hacer para aparentar que eramos libres; ahora nos quieren controlar hasta en el precio de la leche, lo que predicamos en la Iglesia, al gobernador que elejimos, lo que sembramos en nuestra tierra, lo que hacemos en nuestra cama, y hasta en lo que pensamos en lo mas intimo de nuestra intimidad

Si aquel ELA de entonces tenia mucho de bueno, era algo nuevo, fresco y esperanzador; el ELA de ahora tiene mucho de malo, esta senil, apesta y desespera a cualquiera. Basta ya de defenderlo y promoverlo. Dejemoslo en donde corresponde, en nuestro pasado historico. Hagamos un compromiso serio y objetivo con dejarlo morir; quitandole el sustento del discurso ilusorio que lo mantiene artificialmente vivo, celebremosle un funeral digno por lo bueno que nos trajo en el pasado y enterremoslo como corresponde, que ya apesta.

Identifiquemos, reconozcamos y celebremos lo bueno que nos trajo; (1) una constitucion propia de avanzada de la cual todos, mas allá de lineas partidistas o ideológicas, podemos y debemos sentirnos orgullosos. (2) el derecho a ondear nuestra bandera en unidad y respeto mutuo, y (3) el ejemplo claro de que solo mediante el esfuerzo concertado y unido, manifestado mediante una Asamblea Constitucional, solo de esa forma podremos desenñangotarnos y comenzar a andar.

Y esto, claro esta, no solo con respecto a la relaccion politica con Estados Unidos, y las leyes y acuerdos que asi la definen e implementan, sino tambien, con respecto a todos los aspectos de nuestra organizacion colectiva como pais, pueblo, estado y gobierno.

Compromete Garcia Padilla, no con el natimuerto ELA que hace tiempo pertenece a los libros de historia, sino con la Asamblea Constitucional como el mecanismo ideal para unir los esfuerzos de todo el pueblo puertorriqueño para lograr los cambios que todos necesitamos.

Atrevete a decirle al pueblo que tu no vienes a defender al ELA sino al pueblo de Puerto Rico; que el ELA es algo del pasado y que lo que propones es una gran Asamblea de todos los Puertorriqueños; una Gran Asamblea Constitucional, para restructurar por consentimiento mutuo nuestra relacion politica con los Estados Unidos y nuestra organizacion gubernamental actual.

Que el 25 de julio proximo no se celebre al ELA como esta, nisiquiera como fue, sino a la Constitucion que en aquel entonces fue aprobada, al mecanismo de Asamblea Constitucional que en aquel entonces fue utilizada con tanto exito, y a la necesidad y obligacion de volverlo a usar para desenñangotarnos, ponermos en pie, contemplar esa cosa inmensa que es la vida del hombre, y reiniciar la marcha, firme y unidos, en busqueda y complimiento de nuestro proposito y destino colectivo. Que asi nos ayude Dios.