miércoles, 10 de octubre de 2012

Votemos por el ELA Soberano



El ELA Soberano es la mejor opción en el plebiscito de estatus. Con el ELA Soberano tenemos la conbinación perfecta. La conveniencia de una unión permanente genuina y mutuamente acordada con los Estados Unidos y la dignidad de la soberania nacional. Soberania simplemente significa que:

En la actualidad el titulo de propiedad del territorio y del gobierno de Puerto Rico lo tiene el Congreso de los Estados Unidos.  Legalmente hablando ellos son los dueños de nuestro pais, de nuestro gobierno de nuestas vidas. Con la soberania ese título de propiedad pasa al pueblo de Puerto Rico.  Es tiempo ya de que nos pongamos los pantalones largos y asumamos la titularidad sobre nuestro territorio, nuestro gobierno y nuestra vida colectiva. Y para esto no hay que renegar de nuestros lazos de amistad, de solidaridad, de asociación permanente con la Unión Estadounidense.

La Unión permanente en términos absolutos no existe, nisiquiera bajo la estadidad federada.  La misma siempre dependerá de la voluntad de asociación entre aquellos que entren en un tratado de asociación, unión o colaboración. Bajo el ELA actual tenemos unión permanente, significando esto que nuestra presente relación con Estados Unidos no tiene fecha de expiración sino que estará vigente permanentemente, mientras tanto que, Estados Unidos y Puerto Rico así lo determinen.

Bajo la Estadidad Federada se alega que existe una Unión Permanente irreversible.  Eso es falso.  La Unión entre seres pensantes, concientes de sí mismos solo puede durar mientras tanto que ambas partes esten a gusto con esa relación. En la medida en que una de las partes oprime a la otra y no le reconoce el espacio que esa persona necesita para vivir y desarollarse, en esa misma medida esa unión permanente estará en peligro y eventualmente habrá de terminar, aunque tenga que ser violentamente. Puerto Rico es un ente collectivo, pensante y conciente de si mismo, que en términos sociológicos y espirituales se define como nación.  Puerto Rico no es una nación soberana políticamente hablando, pero histórica, sociológica y espiritualemnte  hace más de 200 años que somos una nación. Bajo el ELA actual a esa nación que somos nuestra realidad nacional es reconocida solo en parte, negandonos, sin embargo, el derecho a ser dueños de nosotros mismos, negandonos la soberania nacional sobre nuestra existencia. He ahí la verdadera razón de todos los males sociales, mentales y espirituales que sufre nuestro pueblo.  Somos un ser colectivo adulto, pensante, conciente de sí mismo, un ente espiritual sometido a la soberania de otro ente colectivo.  No somos dueños de nosotros mismos; esa es la raiz de nuestros males.

 Bajo la Estadidad Federada, seria mucho peor.  Bajo la misma nisiquera se nos reconoceria nuestro caracter nacional, pretendiendo que adoptemos como propia la identidad nacional de otro.  La que fue creada por el Gobierno Federal y los Grandes consorcios de entonces, a raiz de la Guerra Secesionista que afecto a la Unión Estadounidense en el siglo 19. Una Unión basada en la negación  de lo que somos, de lo que hemos sido por más de 200 años, creará una inestabilidad emocional, mental y espiritual mucho peor de la que estamos sufriendo hoy día. Si bajo el ELA actual estamos mal, bajo la Estadidad Federal estaremos peor, porque entonces la negación de la nuestra realidad nacional será total, y el regimen federal no provee mecanismos para solucionar la misma. La única opción entonces, para acabar con esa condición extremadamente inestable será la transformación total de la Unión, y la disolución de la misma.

Puerto Rico es una nación, creada por Dios para cumplir un propósito profético y no hay poder en esta tierra que la pueda hacer desaparecer. Meter a Puerto Rico en el molde de la Estadidad Federada Estadounidense, no va a resultar en una Unión Permanente, sino en una Unión inestable, extremadamente inestable que tarde o temprano habrá de solucionarse mediante la transformación y la disolución de la Unión. Exactamente lo opuesto de lo que el término Unión Permanente pudiera implicar.

Para que una Unión, una Asociación, un tratado entre dos personas o paises sea Permanente TIENE que fundamentarse en la aceptación de ambos de la realidad y de la identidad del otro. Tiene que surgir mediante un proceso de conocerse y aceptarse mutuamente, y ese entendido tiene que hacerse explicitamente claro para ambas partes. La Estadidad Federada al fundamentarse en la mentira, en la ilusión de negar el caracter nacional e indisoluble de la nacionalidad puertorriqueña solo resultará en una Unión efimera, inestable y altamente explosiva.

Luego de 100 años de conviviencia bajo un pacto, el ELA Actual, con defectos coloniales de subordinación política, ahora tenemos la oportunidad de reestructurar ese pacto sobre el fundamento firme y solido de la soberania mutua. Los Estadounidenses sobre su territorio nacional y nosotros sobre el nuestro. Bajo el entendido de que cada cual tiene el titulo de propiedad sobre su propia casa, y con una cerca claramente definida, un tratado, que claramente defina las ingerencias y areas de autoridad de cada cual, podremos entonces dar rienda suelta al afecto mutuo, a la solidadridad, a la verdadera Unión Permanente entre dos pueblos que tenemos muchisimo en común y que en lo profundo de nuestro corazón queremos caminar lado a lado, pero cada cual respetando la soberania individual del otro.

Estados Unidos es mi segunda patria. Y como tal la amo y la respeto. La primera es Puerto Rico, y es para mi una indignidad que una este sometida a la otra o que una quera absorver a la otra, negandole así su derecho natural a ejercer su soberania propia y cumplir libremente con su proposito y destino colectivo.

La verdadera Unión Permanente, por tanto, no puede estar basada en la subornidación colonial donde un pais queda sometido a la clausura territorial de otro. Ni puede estar condicionada a que un pais reniegue de su identidad nacional para adoptar la del otro. Seamos iguales en dignidad. Cada cual con su identidad y su proposito colectivo. Pueblos y paises hermanos podemos y debemos marchar lado a lado verdaderamente unidos, permanentemente unidos por los lazos afectivos que a traves de tantas batallas hemos desarrollado.

Pero para eso, primero tenemos que rechazar la indignidad de la subordinación territorial, y la locura de renegar nuestra identidad nacional.  Votemos pues, sin miedo, con alegria y determinación por el Puerto Rico que queremos, por el ELA que queremos, por la verdadera unión permanente.  Votemos por el ELA Soberano.


Publicar un comentario