jueves, 20 de septiembre de 2012

Mi voto en las elecciones de Puerto Rico 2012

En el plebiscito de estatus, en la primera pregunta votaré Nó al ELA como está, por entender que, aunque esa no fuese la intención de Muñóz Marin ni de los estadolibristas, en la práctica el ELA se ha tornado cada vez más colonial y subordinado al Congreso Federal; y esto no por culpa del PPD ni de los populares, sino de los federales y sus aliados PNP que cada vez que llegan al poder hacen todo lo posible por socavar al ELA, reduciendo su marco de acción, entregando toda soberania estatal, real o imaginaria, a las agencias federales.

En la segunda pregunta votaré por el ELA Soberano por entender que el desarollo del ELA debe tomar el camino de la soberania.  Un cambio inmediato y radical, sin embargo, como seria la Independencia plena e instantanea, no es conveniente porque nuestro pueblo está enfermo de colonialismo y esa enfermedad no se cura de la noche a la mañana.  Una dosis demasiado grande y demasiado inmediata de soberania pudiera hacer más mal que bien. Queremos andar, creciendo en soberania, armonizando, hasta donde sea posible los intereses de la nación puertorriqueña con los de la Unión Estadounidense.  La meta final es que lleguemos a ser dos entes soberanos, amigos y aliados.  Hacia esa meta debemos crecer, un paso a la vez.

En la papeleta estatal, para comisionado residente votare por Cox Alomar. Este compatriota, academicamente hablando, esta mejor preparado que todos los demas candidatos estatales juntos! Y siendo negro-mestizo puede representar mucho mejor nuestra realidad mestiza ante ẗhe powers that be, in Washington.

Para la plaza de Gobernador emitiré un voto extrictamente patriótico: Votaré por el Candidato a Gobernador  del Partido Popular Democrático. Me explico:

La culpa de que seamos colonia y estemos suborndinados to the will and whims of Congress no es del Partido Popular, sino del Congreso. Si a Luis Muñoz Marin se le hubiese dado lo que el, en lo más profundo de su corazon deseaba, hace más de 50 años que seriamos Independientes.  Pero esa no era la voluntad de Washington.

Y Muñoz Marin y su Partido Popular tuvo que escojer entre gobernar al pais, y ayudar al pueblo, a la gente, a los individuos en su necesidad inmediata o sufrir persecución en pos de un ideal quimérico cuyo tiempo aun no habia llegado. Don Pedro Albuzi Campos, escogio sufrir la persecución y el sacrificio en pos del ideal quimérico, y su sacrificio quizas fue la clave para que ese ideal, y la identidad nacional que lo anima, hayan sobrevivido hasta el día de hoy.  Pero no por esto debemos acusar a Don Luis y su Partido Popular de haber traicionado el Ideal.

Despues de todo fueron ellos, los populares, los que crearon y han preservado la gran mayoria de las instituciones que estructuran y definen nuestra realidad nacional presente. Es incorrecto decir que el PNP y el PPD sin iguales. Hay una diferencia fundamental y abismal entre ellos:  El PPD cree en nuestra identidad nacional y cuando ha estado en Fortaleza, a apoyado desde allí la preservación y el desarrollo de la misma a todos los niveles de su manifestación  integral.  El PNP, por el contrario ha tratado de destruirla.

La solución final, o más bien el próximo paso real en el desarrollo de nuestra relacción política con la Unión Estadounidense solo se dará cuando logremos efectividad real en educar tanto al pueblo de Puerto Rico como al pueblo estadounidense sobre la conveniencia mutua de que Puerto Rico advenga, progresiva y cuidadosamente a la plena soberania nacional en amistad y afecto fraternal con nuestros hermanos estadounidenses. Debemos hacerle claro a todos que la Estadidad Federada no es ni nunca será una solución real al dilema de la relacción política entre Puerto Rico y la Unión.

La Estadidad Federada es un molde para enmarcar territorios poblados por nacionales estadounidenses; es decir, conjuntos de individuos cuya identidad colectiva primaria y fundamental sea la estadounidense; personas que se vean y se entiendas a si mismos primordialmente como estadounidenses, americanos, gringos, etc. etc. La Estadidad Federada ni fue concebida inicialmente ni se desarrolló a traves de la historia como un marco para integrar otras naciones  a la Unión Estadounidense.

Tratar de meter dentro del marco de la estadidad federada a otra nación, con una cultural, idioma, sentido de origen mítico-imaginario, y destino u proposito mítico-profético distinto al de la nación estadounidense solo resultará en una tensión extrema entre la nación externa que trata de adaptar ese molde a sus necesidades, y el sistema federal que trata de desnacionalizar al nuevo inquilino para imponerle la identidad nacional estadounidense. Y dado que ni en su concepción original ni en su desarrollo histórico, se le ha provisto a la estadidad federada con un mecanismo para que los estados puedan separarse libre y democraticamente de la Unión, la tensión entre el nuevo estado y la Unión solo podra resolverse cuando una  de las dos desaparezca:  Ya sea la identidad Nacional Estadounidense, convirtiendo a la Unión en una Fraternidad de Estados-Naciones soberanos, al estilo de la Unión Europea, donde ese nuevo Estado-Nación habrá de labrarse un espacio acorde con su realidad nacional; o cuando esa nación que se incorporó como estado de la unión pierda su identidad nacional propia y eventualmente adopte la identidad nacional única y alegadamente  indisoluble la de la Unión.

De una u otra forma, sin embargo, debemos advertir que una idenidad Nacional es algo que surge y se desarrolla a traves de un largo proceso histórico, sociológico y espiritual; y si ha de morir también lo hará mediante un igualmente largo y doloroso proceso degenerativo. La entrada pues, de la Nación de Puerto Rico a la Unión estadounidense dará paso a un largo  conflicto entre las dos identidades nacionales, generando un conflicto que solo terminará con la muerte, larga y doloroso de una de las dos.  Más aun, es mi covicción teológica que el pueblo, la Nación Puertorriqueña es la encarnación de un proposito divino y que solo habrá de morir cuando cumpla ese proposito. Ni todo el poder de América, del diabo y su ayuda, podrian hacerla desaparecer; por tanto, de la Nacionalidad Estadounidense, encarnada en su gobierno federal, entrar en conflicto con la Nación Puertorriqueña, no me cabe la mejor duda que al final del conflicto, la Nación Puertorriqueña seguira viva y pujante: La Identidad Nacional Estadounidense, the One Indivisible Nation, será historia.

Por tanto, y amando profundamente tanto a mi patria Puerto Rico como a mi segunda patria, Estados Unidos, me opongo tenazmente a la incorporación de Puerto Rico como Estado de la Unión.

Y, dado que el PNP, clara y repetidamente ha proclamado que no cree ni en la conveniencia, ni en la viabilidad de la Nación Puertorriqueña; y, siempre que ha llegado al poder, ha usado el mismo para perseguir, desnutrir,  zocabar y destrur la misma; mi prioridad en todo proceso eleccionario tiene que ser el evitar que el PNP llege ha, o permanezca en la Fortaleza; y que su ideal de Estadidad Federada para Puerto Rico sea identificado, condenado y descartado no solo por el pueblo puertorriqueño sino también por toda la Unión estadounidense.

La Solución final a, o mejor dicho el próximo paso en el desarrollo de nuestro estatus político, dependerá de cuan bien nosotros podamos llevar este mensaje tanto al pueblo puertorriqueño como al pueblo estadounidense. Esto puede tomar decadas. La realidad, sin embargo, de los Gobernantes PNP usando los poderes del Estado para mansillar y atacar nuestra Nación es algo inmediato que tenemos que confrontar ahora.

Entre los dos partidos pricipales del pais existe una diferencia fundamental:  Uno, el PNP no cree en nuestra identidad nacional y  siempre ha estado dispuesto  a usar todo el poder del Estado para atacar la misma.  El otro, el PPD, cree en nuestra identidad nacional y está dispuesto y siempre lo ha estado a usar los recursos del Estado para alimentar y defender la misma.  Por tanto entre tanto que nosotros, los nacionalistas, soberanistas e independentistas creamos las condiciones necesarias para advenir a la independencia, es nuestro deber patriótico hacer todo lo que este a nuestro alcanze para que  el pais sea gobernado por aquellos que creen en, defienden y promueven nuestra identidad nacional.

La defensa día a día de nuestra identidad nacional es, y tiene que ser la primera prioridad de todo buen patriota, llamese nacionalista, soberanista o independentista. Y dentro del marco electoral esto nos obliga a votar por el candidato a gobernador del Partido Popular Democrático.  No hacerlo es, IMHO, traicionar la patria, dandole más importancia a la quimera del ideal, que a la nación puertorriqueña en su realidad presente.

Así pues, sin entrar en más detalles sobre quien sea el candidato de turno del PPD; es el deber de todo soberanista, nacionalista e independentista apoyarlo para que llegue a, y  permaneza en, la Fortaleza.

La realidad a veces es dura y desagradable, pero es la realidad.  Si queremos que esta realidad presente no sea nuestra realidad futura, pues entonces comenzemos, porque todavia no lo hemos hecho, a educar al pueblo puertorriqueño sobre la valia de nuestra identidad nacional y el peligro, el riesgo, y el disparate enorme que representa la estadidad federada, no solo para nuestra nacionalidad sino también para toda la Unión.

Una vez hayamos convencido a la inmensa mayoría de nuestro pueblo sobre lo daniña que seria la estadidad federada para Puerto Rico, y una vez hayamos educado al pueblo estadounidense sobre el suicidio que seria  para su sistema tratar de tragarse a la nación puertorriqueña; una vez que esa amenaza haya dejado de ser una opción mayoritaria del pueblo masa, entonces quedaremos libres de votar por los candidatos a Gobernador de otros partidos y otros movimientos patrióticos. Entonces la realidad será otra.

Pero todavia no lo es.  Todavia y ante todo evento electoral, el deber de todo buen patriota puertorriqueño, u estadounidense que resida en Puerto Rico, es votar por el candidado del Partido Popular a la Gobernación, para expresar así, con la mayor fuerza posible,  nuestro rechazo al PNP y su ideal suicida de encajonar a la nación puertorriqueña dentro del marco constitucional de la Estadidad Federal Estadounidense.

Resumiendo pues:  En el plebiscito habré de votar en contra de la presente realidad colonial de Puerto Rico, y a favor del ELA Soberano como el próximo paso lógico en nuestro desarrollo político.  En la papeleta estatal votaré, aunque por razones distintas, por ambos candidatos del PPD... y en la papeleta legislativa...


En la papeleta legislativa votaré por aquellos candidatos que defiendan y promuevan el desarrollo sobernaista de Puerto Rico y esten dispuestos a trabajar armoniosamente, sin comprometer sus ideales y la defensa férrea de los necesitados, con el Gobernador PPD que esperamos sea electo en noviembre.

A nivel municipal, y viviendo en la Ilustre Ciudad de  Ponce, Entiendo que todos los candidatos ha alcalde son  buenos, decentes, y comprometidos con el bienestar de Ponce.  Mayita, la alcaldesa PNP, dentro de las limitaciones impuestas por la crisis nacional y  su partido a nivel central, ha realizado una buena labor.  De ser reelecta no me cabe la menor duda que continuará con la misma.  El candidato del PPD, sin embargo, fue el antiguo director del Puerto de Ponce, y es la persona con más experiencia en el asunto del Puerto de las Américas que ha languidecido bajo la presente administración. Ese proyecto continua siendo uno de los más importantes para el desarrollo a mediano y largo plazo de todo Puerto Rico.  Votaré por tanto por el candidato a alcalde del PPD, Ramon Torres Morales, esperando que pueda revivir y desarrrollar a su máxima expresión el Puerto de las Américas.

En cuanto a los nuevos partidos, PPR, PPT y MUS, y al sempiterno Partido Independentista Puertoriqueño, espero apoyarlos en sus candidaturas legislativas,  y exhorto  a todos, más allá de lineas ideológicas o partidistas, a que los apoyemos para que  en la próxima legislatura podamos tener multiples voces que, sin estar atadas a los partidos mayoritarios, puedan fiscalizar la labor del gobierno, aportar ideas innovadoreas, y darle voz a aquellos cuyas voces difieren de las posiciones políticas y a veces politiqueras de los partidos mayoritarios.

A votar pues, en noviembre, respetando el criterio de cada cual; que cada cual vote con su conciencia  educada y centrada en el bien del pais.  Amén que sí.




Publicar un comentario