martes, 17 de mayo de 2011

Reinvindicando a Acevedo Vilá

Se preguntará el lector porque un blogero nacionalista/soberanista se toma el trabajo de defender la gesta de un gobernante estadolibrista que cayó en desgracia electoral y recibio la pela más grande que candidato alguno ha recibido en el proceso electoral puertorriqueño.

La razón es sencilla y es doble. En primer lugar Anibal cree en la Nacionalidad Puertorriqueña y en el desarrollo soberanista del ELA. El no cree que ese desarrolla deba culminar en la plena soberania nacional; es decir, en la Independencia Política de Puerto Rico, pero desde nuestra perspectiva actual, su creencia en la existencia de la NACIÓN puertorriqueña y en el desarrollo soberanista del pais nos une y coloca en el mismo lado del conflicto político de Puerto Rico.

En segundo lugar, la verdad objetiva es que Anibal es un buen puertorriqueño, con gran capacidad administrativa y preparación profesional que no pudo implementar el plan de gobierno que le presentó al pais en las elecciones del 2004. Si lo hubiese podido hacer, tal y como lo ha podido hacer el presente Gobernador, Luis Fortuño y Burset, entonces lo hubiesemos podido juzgar con toda objetividad. Pero en realidad durante su mandato Anibal tuvo que enfrentarse a una rama legislativa controlada por el PENEPE que le impidio implementar su plan de gobierno. Anibal se vio limitado a modificar aquellas propuestas especificas del plan de gobierno del PENEPE que estuviesen lo más cercanas posible a su visión de gobierno.

Más aun, Anibal se enfrentó a la persecución inmisericorde del Buró Federal de Investigaciones, FBI por sus siglas en Ingles, y de la fiscalia federal que se empeñaron en procesarlo y condenarlo criminalmente por violaciones a la ley electoral durante sus previas campañas electorales.  Violaciones que en su mayoría habian sido cometidas por otras personas y que por uso y costumbre se atienden mediante processos administrativos en la Comisión Estatal de Elecciones. Al fin de cuentas quedo claro que esas acusaciones habian sido traidas por los pelos y la mayoría fueron descartadas por el Juez asignado al caso.  Finalmente cuando el caso fue presentado ante un jurado, en menos de tres horas Anibal fue declarado no culpable de todos los cargos. Desgraciadamente ya para entonces Anibal habia perdido las elecciones y Luis Fortuño y Burset habia comenzado su regimen cuasi-dictatorial.

Así pues, si la Administración del 2004 al 2008 fue un fracaso no es culpa de Anibal, que desde un principio estuvo dispuesto a negociar e hizo un llamado a la oposición para sentarse a definir e implementar una agenda común para el pais, algo que todavia necesitamos; Es culpa de la oposición de entonces, que en el 2008 se convirtio en el Partido Gobernante de ahora.

Aun dentro de ese dificil situación, Anibal Acevedo Vila demostró sus dotes como gobernante, sus excelentes cualidades como ser humano, y su amor inegable por la patria puertorriqueña. Razón por la cual todos los buenos patriotas puertorriqueños debemos darle nuestro reconocimiento. Esto no necesariamente significa que lo apoyemos para la gobernación o alguna otra posición electiva.

Los tiempos y las realidades cambian y para bien o mal existe un grupo de PENEPEs que lo odian apasionadamente y nunca le darian su apoyo.  Tratar de volver a la gobernación o correr para algun puesto electivo en el siguiente proceso electoral sería percibido por estas personas como  una bofetada en la cara, una mentada de madre, un escupajo al rostro, a lo cual ellos probablemente reaccionarian con todo el odio, la chabacaneria, y la inmundicia con que lo hicieron durante el cuatrenio del 2004 al 2008. Ni Anibal ni el pueblo de Puerto Rico merecen que se repita ese triste espectaculo.

Existen muchisimas otras funciones de formación social que Anibal puede y debe realizar. Su acceso a los medios sociales en la Internet le ofrece un buen mecanismo para lograrlo, y él lo sabe utilizar muy bien. Le pido pues que se concentre en eso; y en restaurar, en forma digna y adecuada, sus finanzas personales; y apoyar a sus hijos para que se desarrollen al máximo de sus capacidades personales, siempre al servicio de la patria que los ha visto nacer y desarrollarse.

Candidato o no candidato, político activo o no, Anibal merece nuestro entendimiento y respeto como gobernante que fue durante uno de los periodos más dificiles en la historia reciente de nuestro pais. Más aun nosotros, los que estamos claros en nuestro anhelo nacionalista-soberanista, debemos aprender que nuestro gran adversario no es ni el Partido Popular ni el Estado Libre Asociado que ellos gestaron ni el liderato que con sus virtudes y defectos haya salido de ese partido.

El aspecto central de nuestra gesta política tiene que ser nuestra creencia en la Nacionalidad Puertorriqueña y nuestra defensa y promoción continua de la misma. La existencia y la vitalidad de la Nación Puertorriqueña hace inevitable la eventual soberania nacional de nuestro pais. La negación de esa nacionalidad, la desvalorización de la misma, y todo intento por coartar o limitar la mucha o poca soberania que podamos tener, debe ser percibido y respondido por nosotros como un ataque directo en contra de nuestra propia existencia individual.

Todo aquel que cree en y defiende nuestra nacionalidad es nuestro aliado, los que la niegan son nuestros adversarios. Por tanto, en tanto y por cuanto el Partido Popular cree en y defiende nuestra Identidad Nacional, el Partido Popular es el aliado natural de todo creyente en la soberania y en la nacionalidad puertorriqueña. Y a los aliados no se les ataca despiadadamente ni se busca hacerles daños. Se les asesora, se les critica constructivamente. Se busca como extender y complementar sus acciones.

Ayer fue Anibal. Hoy es Alejandro Garcia Padilla. Creyentes en la existencia y la valia de la Nacionalidad Puertorriqueña.  Creyentes en que el ELA se debe desarrollar soberanistamente, ampliando el nivel de gobierno propio tanto en la teoría jurídica como en la aplicación práctica. Defectos los tienen. Negar, por ejemplo y rechazar la ciudadania federal estadounidense es algo que ellos no estan dispuestos a hacer. Para ellos es algo util, valioso y necesario. Para nosotros, los soberanistas-nacionalistas no debe serlo.

Rechazar, pues esa ciudadania federal y promover la plena reinvindicación y desarrollo de nuestra ciudadania nacional puertorriqueña no les toca a ellos, nos toca a nosotros. Hagamos pues lo que nos toca. Pero para hacerlo yo prefiero mil veces tener en la Fortaleza a un gobernante que crea en Nuestra Nacionalidad y nos de el espacio necesario para llevar a cabo nuestro proceso educativo y proselitista, que tener a un gobernante estadoista, PENEPE, que no cree en la Nacionalidad Puertorriqueña y que utiliza todo el poder del Estado para socavar todo aquello que le huela a puertorriqueñidad, autonomia y soberanismo.

Si nuestra democracia tuviera el mecanismo de la segunda ronda electoral yo exhortaria a todo movimiento nacionalista, soberanista, e independentista a que postule su candidato a la gobernación y que cada cual busque sus votos apelando a distintos sectores de nuestra sociedad. De esta forma esa primera ronda electoral serviria para ejercer nuestra actividad educativa-proselitista, demostrar y hacer crecer nuestra fuerza electoral. En la segunda ronda debieramos entonces estar plenamiente dispuestos a votar por aquel candidato, de entre los dos que más votos hayan sacado en la primera ronda, que crea en, defienda y promueva nuestra identidad nacional. Es decir, en la segunda ronda debieranos estar dispuetos a votar por el candidato del PPD.

Pero como no tenemos segunda ronda electoral es necesario que en esa primera y única ronda electoral que lo decide todo,todas las fuerzas de aquellos que creemos en la Nacionalidad Puertorrqueña se enfoque en, apoyen a, y voten activamente por el candidato a gobernador del Partido Popular. No hacerlo es apoyar al candidad del PENEPE que se opone tenazmente a nuestra identidad nacional.

La realidad presente de Puerto Rico es que el PENEPE es el partido más grande de Puerto Rico. Su núcleo o corazón de rollo es de unos 900 mil votantes. El del Partido Popular es de unos 800 mil o menos. Ninguno de los dos puede ganar unas elecciones por si solo. Pa' eso se necesita cerca de un millon de votos. Ambos partidos necesitan apoyo de otros sectores para ganar.Ambos partidos siempre han buscado ese apoyo.

El PENEPE siempre ha apelado a la jaiberia, la busconeria, y las ansias de chupar más y más fondos federales, conducta tipica de toda sociedad neocolonial. A falta de poderes soberanos para competir de tu a tu en el mundo los colonizados se reducen a extender la mano astutamente y vivir de la misericordia ajena.  Dentro de nuestra asfixiante situación económica actual esa estrategia ledio grandes frutos al PENEPE en la pasada contienda electoral. A pesar del enojo de los que fueron despedidos por Fortuño (muchos de los cuales ya no estan en Puerto Rico pues emigraron en busca de trabajo) y de la agudización y prolongación de la crisis fiscal causada por las medidas tomadas por su administración; las promesas y la compaña bajuna, mezquina y yocentrica del PENEPE les va a dar frutos en las próximas elecciones. No tanto como en las pasadas, pero ellos confian que el amplio margen de 250 mil votos con que ganaron ayer, aunque habra de reducirse, no se reducira lo suficiente para causarles una derrota mañana.

Para combatirlos el PPD no debiera apelar a lo mismo. La verdad no puede ser defendida con la mentira, pues de asi hacerlo, deja de ser la verdad que hubiesemos querido defender. La verdad hay que defenderla con la verdad: aunque cueste votos.

Ante ese dilema esta el Partido Popular... y nosotros los soberanistas tenemos que entender que en Puerto Rico no hay una segunda ronda electoral. Si le negamos el voto al candidato a la gobernacion del Partido Popular, estamos, en la practica, apoyando al candidato del PENEPE a retener el control de la Fortaleza. Ellos con su corazon de rollo y demas asociados, ya tienen los votos suficientes para ganar. El PPD no. El PPD necesita nuestros votos para ganar. Y si se los negamos estaremos garantizando que el PENEPE mantenga el control de la Fortaleza cuando menos por un cuatrenio mas.

Entre votar por un tercer candidato a la gobernacion y votar directamente por el candidato PNP, que reniega de nuestra nacionalidad y promueve nuestro suicidio nacional, la unica diferencia es que aquel que siendo nacionalista, vota por el candidato PENEPE cuando menos tiene los pantalones y la valentia de hacerlo. El que vota por un tercer candidato que no tiene oportunidad alguna de triunfo no esta siendo tan valiente ni tan decidio en su accion, pero el resultado sera el mismo: Estara aportando su voto para que un Gobernante PENEPE que reniega de nuestra nacionalidad mantenga control de la Fortaleza, la rama ejecutiva y el presupuesto del pais.

Ciertamente el Partido Popular no es un partido Nacionalsta-Soberanista. Su liderato tiene mil contradicciones, y defectos, siendo la ambivalencia el mayor de ellos. Pero pa la Fortaleza no tenemos otra alternativa. El pais necesita que el Gobernante PENEPE salga de la Fortaleza y que nunca más un candidato PNP llegue a la misma.

A nivel de la rama legislativa la situacion es distinta. Ahí sí que cada partido y movimiento político, soberanista, nacionalista, o no, debe presentar sus mejores candidatos, aquellos que tengan oportunidades reales de salir electos; y cada elector tienen el deber de evaluar los candidatos disponibles y votar por aquellos que mejor reflejen sus ideas, y convicciones.

Le propongo pues al PIP, al MUS, al PPR y a todo grupo o movimiento político y social que seleccione y presente sus mejores candidatos a la legislatura; y exhorto al pueblo puertorriqueño y especialmente a cada elector soberanista-nacionalista a que apoye a los candidatos que creen en, defienden y promueven nuestra identidad nacional, y comparten al máximo nuestro ideal nacionalista soberanista.

Que el PIP oficialmente no presente candidato alguno ni a la gobernación ni a la comisaria residente y en su lugar presente una plancha legislativa pipiola de probada excelencia. Que el MUS oficialmenteno presente candidato alguno ni a la gobernacion ni a la comisaria residente y en su lugar presente una plancha legislativa soberanista de probada excelencia. Que el PPR oficialmente no presente candidato alguno ni a la gobernacion ni a la comisaria residente y en su lugar presente una plancha legislativa de lideres sociales de probada excelencia.

Pa cambiar la realidad hay que partir de la realidad y la realidad que enfrentamos es que a nivel de la fortaleza las proximas eleccines seran entre los candidatos a la gobernacion del PENEPE y del PPD. Dejemoslos solitos en esa contienda y al final de la misma, el dia de las elecciones, votemos emocional e ideologicamente por aquel que cree en, defiende y promueve nuestra identidad nacional.

A nivel legislativo la realidad es que el pueblo esta cansado de las plachas legislativas de los dos partidos principales. Presentemos pues, candidatos alternos que sean atractivos para el pueblo. Ya se ha probado que una legislatura PPD no resuelve, recuerden el cuatrenio de Sila. Ya se ha probado que una legislatura PENEPE no resuelve, recuerden los últimos dos cuatrenios PENEPE. No aspiremos pues, cuando menos por ahora, a la gobernación. No gastemos ni tiempo ni esfuerzo ni dinero promoviendo candidatos a la gobernación y a la comisaria residente que no tienen oportunidades de triunfo. Concentremos nuestra atención y nuestra campaña en retomar, con el pueblo y para el pueblo, el control de la legislatura; y asi, salga quien salga electo Gobernador, habremos retomado control total o cuando menos parcial de la legislatura. Quiza no habremos llegado a la meta final, pero estaremos mucho  más cerca de lograrlo.

Y si el candidato PPD gana la Gobernación, de ahí en adelante el camino será mucho más facil.

Volviendo pues al Licenciado Anibal Acevedo Vila: con atacarlo y menospreciarlo solo nos ganamos la antipatia de los cientos de miles de buenos puertorriqueños de inclinación soberanista que militan en el Partido Popular Democrático. Reconociendo la valia de Anibal Acevedo Vila como gobernante y ser humano, abrimos la puerta del corazón de esos compatriotas a un mayor entendimiento de la vocación soberanista. Ya Anibal no es gobernante. Desde la vida privada y a traves de la Internet hace sus aportaciones al desarrollo y la formación de nuestro pueblo. No entremos en guerra con él. Complementemos su mensaje. Expongamos ante el pueblo la conclusión lógica de que solo con la soberania nacional podremos solucionar permanentemente los problemas del pais. Seamos sabios y aprendamos a unir voluntades mediante la verdad, la solidaridad, el respeto y el agradecimiento hacia aquellos que han tenido la valentia de enfrentarse al Imperio.

Gracias Anibal por la labor que desde el foro político partidista y desde la Fortaleza hiciste por el pais. Esperamos que sigas aportando desde tu realidad actual y en forma constructiva a la formación de la patria. Usted haga su parte. Nosotros nos comprometemos a continuar con la nuestra. Al final todos unidos llegaremos, unidos, a la misma meta. Así nos ayude Dios.
Publicar un comentario