lunes, 14 de marzo de 2011

Llamado al Pueblo Cristiano Fundamentalista en Puerto Rico

La Perfecta Voluntad de Dios para Puerto Rico es que el pueblo puertorriqueño reafirme y desarrolle su Identidad Nacional progresivamente, y ejerza en forma creciente su soberanía nacional hasta llegar al pleno ejercicio de la misma; es decir, a la Independencia política. Puerto Rico tiene un rol profético que cumplir y para hacerlo necesita y necesitará ser libre y soberano. Por tanto, todo el que se opone a la soberanía nacional puertorriqueña se está oponiendo a la voluntad divina.

Hasta principios del año 2011 el pueblo cristiano fundamentalista se había caracterizado por su apoyo al Partido Nuevo Progresista y a la integración política de Puerto Rico a la Unión Estadounidense mediante el estatus de Estadidad Federada. Esta actitud está en completa oposición a la voluntad divina. Por este medio, y comenzando en marzo del 2011, se le hace un llamado al pueblo cristiano fundamentalista a que cambien su actitud, se arrepientan del enorme pecado de oponerse a la perfecta voluntad divina, retiren su apoyo a la integración política de Puerto Rico a la Unión Estadounidense, y comiencen a apoyar el pleno desarrollo soberanista de Puerto Rico.

En el pasado este gran pecado de oponerse a la voluntad divina fue cometido por ignorancia, y como tal fue tolerado. Pero de ahora en adelante, todo aquel que habiendo sido informado de cual es la verdadera voluntad divina, siga actuando en rebeldia contra la misma, se arriesga a contristar el Espíritu Santo con el cual ha sido sellado para salvación, exponiéndose así a todo tipo de tentación, enfermedad, y ataque del adversario espiritual de la Iglesia; mejor conocido como el diablo y satanás.

Exhorto pues a los cristianos fundamentalistas, a que presten atención a la voz del Espíritu Santo, quien les confirmará este mensaje en forma personal y directa. Y habiendo recibido esta confirmación, les pido que se conviertan en fieles defensores y promotores de la identidad nacional puertorriqueña y del creciente ejercicio de la correspondiente soberanía nacional; que habrá de culminar, eventualmente en la plena independencia política de Puerto Rico.

Esta es la voluntad divina. Para confirmar la veracidad de este mensaje, les exhorto a que se retiren en ayuno y oración; entren en lo que el hermano Yiye Ávila ha llamado el ayuno del Señor; es decir, en un ayuno sin tiempo límite donde el Espíritu Santo es quien determinará la duración del mismo, como y cuando habrá de terminar. Y estando en este ayuno busquen la presencia de Dios, abran sus ojos y oidos espirituales, y esperen su respuesta. Él les contestará y confirmará lo aquí expuesto.

Dios los Bendiga, los Ilumine y los Guié.

Respetuosamente,

Ezequiel González
Publicar un comentario