miércoles, 16 de marzo de 2011

Dos Consultas para Bregar con el Estatus Politico de Puerto Rico

Para encaminar el dilema del estatus político de Puerto Rico apoyo que se celebren dos consultas. La primera consulta debe tener  tres opciones: Estadidad, Libre Asociación e Independencia.  El ganador de esta consulta iría a una segunda consulta en contra del estatus quo; es decir, del Estado Libre Asociado.

La primera consulta nos dará una indicación clara del apoyo real que tienen la Independencia y la Libre Asociación en Puerto Rico. La segunda consulta será entre las dos opciones principales que, dentro de la realidad actual de Puerto Rico, serán la Estadidad Federada y el Estado Libre Asociado.

Si ganase la estadidad no cabe duda que Puerto Rico quedaría encaminado hacía la Estadidad Federada como nuestro próximo estatus político. Una victoria de la Estadidad Federada en ambas consultas iniciaría una reacción en cadena donde los grandes intereses latinos en Estados Unidos y la izquierda liberal, incluyendo al poderosisimo bloque judio,  lanzarían todo su apoyo en favor de la Estadidad para Puerto Rico.  Toda oposición a la incorporación de Puerto Rico como estado federado sería vista y condenada como racista, xenofóbica, políticamente incorrecta.

Esta reacción en cadena causaría que en 5 años o menos Puerto Rico se convertiría en el estado 51 de la Unión. Esto no significaría, sin embargo, el fin del debate sobre el estatus político de Puerto Rico. De ocurrir esta transición, las fuerzas nacionalistas-soberanistas se reagruparian bajo un nuevo liderato y comenzarian a luchar por el reconocimiento de la Nación puertorriqueña y su correspondiente soberanía nacional. 

Esta lucha tendría dos objetivos paralelos y complementarios. Por un lado lulcharemos por la transformación de la Unión en una Federación Voluntaria de Estados-Naciones Soberanos; bajo cuyo esquema la Nación Puertorriqueña tendría el reconocimiento y la soberanía nacional que buscamos.  Por otro lado lucharemos por la secesión del Estado de Puerto Rico. Reclamando y propiciando las condiciones que lleven a nuestra salida de la Unión. Desde un principio estableceremos que el motto de Puerto Rico mientras sea un Estado Federal, será: Puerto Rico, The Secesionist State, Puerto Rico el estado secesionista.

Es el deber de todo el liderato soberanista-nacionalista establecer y dejar meridianamente claro nuestra determinación de continuar nuestra lucha dentro de lo que seria la Estadidad Federada. Debemos dejar claro que para nosotros la Estadidad Federada no es un estatus descolonizador; por el contrario, es la colonia en su máxima expresión. Puerto Rico es una Nación, y una nación es un ente sociológico que surge a través de un largo proceso histórico y que no deja de ser por un simple cambio de estatus político.

Al igual que el régimen colonial actual ha acosado en parte nuestra nacionalidad, la estatidad federada continuara acosándola, pero en un grado mucho mayor, con la ventaja, para nosotros, que bajo ese nuevo estatus, no estará el estatus intermedio del ELA nublando  el ambiente y el entendimiento del pueblo. Tampoco existirá la imagen idealizada de la estadidad sino que la estadidad se convertirá en el estatus quo de entonces, y las únicas alternativas a ese estatus quo serán las ya mencionadas:
  1. luchar por la transformación radical de la Unión Estadounidense, del Estado Quasi-Unitario que es hoy, a una verdadera Federación Voluntaria de Estados Naciones Soberanos; y
  2. luchar por la plena Independencia política de Puerto Rico, convirtiendo a Puerto Rico en el estado secesionista por excelencia, líder, ejemplo y motivación de todos los estados que eventualmente habrán de seguir nuestro ejemplo.
En la medida que los Estados Unidos vayan dejando de ser la primera potencia mundial y su capacidad para explotar la mano de obra y los recursos de otros países quede limitada, en esa misma medida la influencia de Estados Unidos en el mundo y su riqueza ira disminuyendo.  De Puerto Rico convertirse en el estado 51, a medida que la influencia, la riqueza y la gloria del Tío Sam disminuye, así mismo ira creciendo la insatisfacción de los puertorriqueños con el régimen federal, y mayor será el crecimiento de las fuerzas soberanistas-nacionalistas en el país.

La Estadidad Federada, por tanto, no representa el fin del conflicto actual.  Representa, por el contrario, la radicalización de dicho conflícto. Con la desaparición del ELA,  la  Estadidad Federada se convertirá en el  estatus quo que será blanco de todas las quejas y los ataques de todo el pueblo.

Esto es necesario hacérselo saber a todo el pueblo puertorriqueño y al pueblo y al liderato político y social estadounidense. Una vez se hayan celebrado los dos plebiscitos,  si la estadidad saliera ganadora, será muy tarde para corregir el error.  La vorágine de la presión ejercida por la comunidad hispana y la izquierda liberal estadounidense será demasiado grande. Todo el que se oponga entonces a la incorporación de Puerto Rico como Estado Federal será condenado y excomulgado como un xenofóbico irresponsable. La aprobación de la Estadidad para Puerto Rico,  no tomaría entonces  más de cinco años, quizás menos de uno.

Por tanto, todo aquel que quiera detener el desastre que incorporar a Puerto Rico como estado federado representa para la Unión y para Puerto Rico debe actuar lo más pronto posible.  Durante el primer plebiscito el liderato nacional-soberanista, tanto los de la Independencia como los de la Libre Asociación, deben hacer claro que la estadidad no es una opción descolonizadora, sino la colonia en su máxima expresión.  Toda aquella persona en Estados Unidos que crea que incorporar a Puerto Rico como estado federal es una mala idea, deben venir a Puerto Rico a explicarles sus razones al pueblo de Puerto Rico y exhortarles a que no apoyen dicho estatus político.

Si no lo hacen en este momento, más tarde pudiera ser demasiado tarde.

De ganar la Estadidad Federada el primer plebiscito o consulta, la segunda consulta sería entre el Estatus Quo presente; es decir, el ELA y la Estadidad Federada. El ELA es un estatus colonial, pero, desde el punto de vista nacionalista-soberanista, la estadidad federada no es una opción descolonizadora, sino que es la colonia en su máxima expresión. Es decir que para los que somos nacionalista y soberanistas, la  segunda consulta sería entre dos opciones coloniales, y de entre esas dos opciones la menos mala es el estatus actual.

Por tanto, todo aquel que hubiese votado por la libre asociación o la independencia en la primera consulta deberá darle su voto al ELA en la segunda consulta, para evitar el mal mucho peor de la Estadidad Federada. Una derrota contundente de la estadidad federada en la segunda consulta, unida a una fuerte demonstración de la libre asociación y la independencia en la primera consulta, abriría las puertas para un desarrollo soberanista del ELA que eventualmente debiera culminar en la plena soberanía nacional del pueblo puertorriqueño; es decir, en la Independencia.

Por el contrario una victoria de la Estadidad Federada en ambas consultas nos pondrá en camino a la Estadidad en un plazo relativamente corto que pudiera ser tan corto como un solo año. La llegada de la Estadidad Federada no significará el fin de la lucha nacionalista-soberanista pero si traerá una radicalización de la misma. Bajo dicho estatus perderíamos el reconocimiento que hoy se le da en muchos foros a nuestra identidad y carácter nacional, a nuestra existencia como país por derecho propio. Más aun perderíamos el derecho legal  a solicitar y obtener nuestra plena soberanía nacional mediante los procesos normales de la democracia.  Nuestra lucha y nuestra determinación no terminará, pero el camino será muchísimo más duro.

Aun así, nuestro compromiso es continuar la lucha hasta que nuestro país sea reconocido como nación y se nos reconozca nuestra plena soberanía nacional.  Esa lucha continuará no importa cual sea el estatus político colonial, ELA o Estadidad Federada, que sufra la patria. Lucharemos hasta alcanzar la meta soñada,  cueste lo que cueste y gustele a quien no le guste.
Publicar un comentario