domingo, 20 de junio de 2010

Felicitaciones a la Juventud Universitaria

Esta semana pasada concluyeron las negociaciones entre la juventud universitaria y la administración de la Universidad de Puerto Rico. Luego de casi dos meses de huelga, finalmente se designo un juez que sirviese de mediador. Bajo su autoridad finalmente se logró que la Administración se sentase a negocia sin dilación y finalmente se llego a un acuerdo que, de ser ratificado, como se espera, en la Asamblea de estudiantes a Celebrarse en el Auditorio Pachín Vicents de Ponce, PR, este lunes 21 de junio de 2010, dará por terminada la huelga.

Ciertamente, cuando la Administración Fortuño nombró al actual presidente de la UPR, a este aparentemente se le requirió que nombrase unos subalternos que representaban al sector político dentro de la jerarquía universitaria. No me cabe duda que junto al gobernador de facto, Marcos Rodriguez Emma, estas personas constituían la ficha del tranque. En el PNP, como en cualquier otro partido existe un sector reaccionario, que representa al gran capital. Estas personas están en el gobierno para proteger y promover los intereses del gran capital.

Ante ellos es necesario que los obreros, profesionales, estudiantes y el pueblo general se organicen en forma valiente y efectiva para reclamar, defender y promover sus propios derechos. Desde que la administración Fortuño entro al poder, hemos visto a la oposición política, al liderato obrero y al pueblo en general asumiendo una actitud pasiva, y dejándolo todo para después. Un paro general de varios días debió haber sido convocado inmediatamente que el PNP propuso la fatídica Ley Siete, pero nadie lo hizo.

Desde entonces han el liderato obrero ha estado hablando de una huelga general, si pepe, pero parece que no tienen la capacidad organizativa, el apoyo de sus matriculas, o los aguacates para hacerlo. Nadie ha podido pararse de frente ante esta administración para defender y promover sus derechos.

Hasta ahora.

Sin duda alguna que esta administración es pro empresa privada, y defiende y promueve los derechos del gran capital. Por tanto si no surge una fuerza firme y decidida que traiga un balance a la gesta publica, los ricos se van ha hacer mas ricos, y los demás tendremos que vivir del mantengo federal, hasta que los federales se cansen de mantenernos.

Es dentro de este contexto que la gesta de la juventud universitaria debe ser vista y aplaudida. Se levantaron en huelga. La mantuvieron hasta que obtuvieron los resultados que buscaban. No se dejaron intimidar por la Fuerza de Choque de la Policía, pero tampoco perdieron la cordura. Algo muy importante es que en todo momento la huelga estuvo dirigida por personas racionales que tenían metas claras, no ideologías. En otras ocasiones, como ocurrió bajo la administración de Anibal Acevedo Vila, daba la impresión que quien estaba dirigiendo la huelga era El Frente Socialista y que lo que se buscaba era la Soberanía y el Socialismo para el país. No es que fuera así, pero esa la impresión que daban.

En esta ocasión, aun cuando el sector de izquierda, las uniones obreras, los socialistas y otros grupos apoyaron la huelga, el liderato estudiantil se mantuvo enfocado en los reclamos claros y específicos de los universitarios, no perdió control de sus reclamos y su huelga y se gano de esta forma el apoyo mayoritario del pueblo. Felicidades.

También hay que felicitar al Gobernador Luis Fortuño. No cabe duda que los extremistas, tal y como trato de hacer Carlos Romero Barcelo en una expresión publica, querían demonizar a los jóvenes y concluir la huelga a la fuerza, a palos y macanazos. En un momento dado, cuando el Presidente de la UPR quiso retirar su gente de la mesa de negociaciones y darles un ultimátum a los estudiantes, la reacción del gobernador fue fundamental. Su mensaje fue claro, la Fuerza de Choque no iba a entrar a la universidad a repartir golpes y macanazos, y las negociaciones tenían que continuar. No lo dijo con esas palabras, pero quedo claro que ese era el mensaje, no para los jóvenes, sino para el liderato de la UPR.

Así pues, las mentes mas sensatas se impusieron por encima del fanatismo. La negociación pudo mas que la intimidación. Fortuño pudo mas que Barcelo.

Esperemos que esa misma actitud lo guié durante el resto de su mandato. El país necesita unidad para salir adelante. Mas allá de las diferencias ideológicas, políticas, y partidistas Fortuño es el gobernador de todos los puertorriqueños. El pais necesita un líder firme, sosegado, sabio y justo. Esperemos que su actitud sabia y sosegada durante esta huelga, de ahora en adelante no sea la excepción sino la regla.
Publicar un comentario